miércoles, 12 de octubre de 2011

No habías amanecido todavía

No habías amanecido todavía
y los labios de la mañana
nos pertenecían
como un testamento
de nuestros besos en consenso

Tu cuerpo
sobrevolaba la penuria de tus sueños
y yo zarpaba ya
tras los ventanales del mundo

Los horizontes
se llenaban de manos y rostros
y las calles
aparecían a remolque
del silencio de la noche
ya sin tripulación conocida

Nuevas velas
provenientes de otros vientos
y camarotes deudores
de todo aquel deseo
nos observan sin decir nada.

La carne
nada sabe de todo esto