sábado, 15 de octubre de 2011

Invitación a la soledad

Uno puede estar solo
escuchar los muros de los desiertos
transpartentes y ausentes
en medio de la nada
y así estar
permanecer casi ser
en la lógica de fluidos
y reacciones imprevisibles

Y así encumbrarse
de la soledad más liviana
y observar la banalidad apabullante
de todo ese exterior que no nos pertenece

Hay una sinfonía silenciosa
hilos sedimentados y entretenidos
del pensamiento suspendido
mientras la palabras esperan
a extramuros del hambre
algunas migas o desperdicios
que llevarse a la boca

Hay algo mineral
en todo esto
que nos mantiene
pertinaz y austero
en la desaparición