jueves, 1 de julio de 2010

LA GESTIÓN DE LA BARVARIE

De los tubérculos del odio
a los alambiques de la memoria
hay un paseo genital
primario y estridente
como el lenguaje de los patos

Ahora que
tras la sonrisa asesina de los bancos
en sus fanáticos luminosos
en las noches más frías
de toda soledad bien encontrada
no hay abismos que salvar
ni heroínas que simular

Ahora pienso
que la demolición de las civilizaciones
ha dejado atrás patrias y conjuros
y la sonrisa de este bípedo canalla
se ha colgado sin remedio
en la dimensión plana y vertical
de la era digital

Nadie recuerda
la edad de los sentimientos
y cientos de ratas sin sombra
huyen en los ambulatorios
de la quietud de los enfermos
sin referencia alguna
de los ábsides de las iglesias
ni del oxidado trajín
de los mercados vecinales

Nos hemos equivocado
una vez más