domingo, 28 de febrero de 2010

.

Antes venia yo
-cuando era joven-
pensando que la eternidad
era un juego.

Ahora el tiempo
ha perdido mi memoria
y asegura sin compasión
que yo soy un juego,
una diversión que no altera
su saludable paso.