martes, 23 de diciembre de 2008

Podriamos estar muertos
dormidos a la orilla de la vida

Pero no
tan vivos todos los dias
desnudos de memorias incomodas
corriendo ausentes
en los senderos sin sombra
de nosotros mismos.

Podriamos estar vivos
en ilusorias imágenes
de otros nomadas desconocidos
en palabras culpables
de casi todo
en desgranados escaparates
de ilusiones de humo
en trémulos paréntesis
de la muerte a cada paso.