sábado, 29 de diciembre de 2012

Fragmentos

Sólo me queda
el recuerdo de tus manos
y el fulgor de la lluvia
en algún día de otoño

Y tu sonrisa
frontera entre la magia de todas las cosas
y el destello sin memoria de la realidad.

Y el paso del tiempo
ese aire necesario de los dos.

Nada será igual
transparencia en el silencio
inmóvil servidumbre en desorden
palabras en el laberinto escaparate
de todos los días.