jueves, 1 de noviembre de 2012

Evocación

Estoy más allá de la memoria
en el gusto primario
de evocar todas las cosas.

Ahora hay música
en las despensas de la pobreza
risas y dientes de arcilla
en las mesas asustadas
para la celebración prevenida
de lo precario.

Rostros esclavos
en las superficies niqueladas
de los palacios ilustrados.

Y un llanto amarillo
ha sido permitido
en la elaboración de la diferencia.