martes, 16 de octubre de 2012

Ciego y entero

Y ahora
que ya pienso
que todo ha sido evocado
transformado y violado
que todo ha transcurrido
en los trenes de la memoria
y que las estaciones por llegar
ya no aparecerán nunca.

Ahora
pienso en el cuerpo mujer
en su posible regeneración
siento la soledad de las calles en la madrugada
y el frío encalambrado de los mendigos
en la caída maniatada sin sorpresa
de este poema estrellado.

Siempre florece el invierno
a pesar de todo
sin entenderlo
ciego y entero

1 comentario:

sergio dijo...

siempre hay nuevos andenes donde ir a parar
muy buen poema