lunes, 23 de julio de 2012

.

La vida
es un trasiego permanente.

Una mentira marvillosa
donde todo cambio o se transmuta,
donde todo se gana o se pierde.

Sólo permanece
la presunción esmerada
de cierta desaparición programada