lunes, 6 de febrero de 2012

La bondad del invierno

Veo la palabra
como puntos de insectos solidarios
en la tranquilidad abrasadora del papel
y la gran telaraña del pensamiento
permeable y verdadera
que come, en su borrachera incompresible
a estos sencillos animales indefensos

Es una broma todo ello
- ya lo sabemos -
y en los desvanes sin aromas conocidos
la desaparación calla
más allá de los terraplenes incendiados
del futuro.

Sin pasion en las cifras
sollozan los libros contables
en los abismos sin dientes
de tantos amantes atribuidos
a la regeneración de la especie.

Florece la nieve
en la bondad del invierno