lunes, 2 de enero de 2012

Anacoreta

Yo, anacoreta
que se mueve ágil y despierto
en los baluartes derruidos
de la tristeza.

Y monto
máquinas de palabras
en las ensenadas de los sentimientos
en la bahías de las imágenes
en las noches de insomnio
de los fantasmas sin dientes
propietarios de mi melancolía.

A todo este
volumen sin compromiso
es decir yo
defecto tras defecto
en la atribución de la culpa
y maniquí sin fronteras
en el trajín de la palabra

A todo esto
os he de confesar
que no encuentro últimamente
el sentido de vuestros besos

Solamente cierta ausencia
especializada en la gestión de la incertidumbre
vuela por los pasillos interiores
y monta esperanzas
en las poblaciones interiores
del corazón.