miércoles, 24 de marzo de 2010

Mirando el mar

El mar
se muestra hoy
desnudo y limpio,
como mujer enamorada
en el bestiario olvidado
hundido y vago
de mis sueños.

Tal vez
mirar el señuelo lapidario
de una muerte aún distante
o navegar inconsciente
en el navío ausente
de los besos de una mujer
nada pretendan
ni presuman conquistas
ni muestren reflejos sorprendidos.

Simplemente
nada tengo que decir.