sábado, 19 de septiembre de 2009

Palabras azules

A veces
estoy como si no estuviera,
como si la soledad de los ataúdes
no marcase el tiempo
ni el recuerdo se molestase
en vestirme de palabras.

Como si el devenir diario
lo perforase a uno
sin dejar rastro
de todo lo previsible.

Nada ha modificado
el rápido canto de los noticiarios
estudiado en páginas peregrinas
y auténtico síntoma inequívoco
de un mundo enfermo.

Solo un cúmulo arrepentido
de palabras azules
me recuerda insistente
que podemos morir todavía.